• Español
  • Inglés


  Contact : (+34) 616054354

Síndrome de las piernas inquietas (SPI)

Share:

En este artículo vamos a tratar el síndrome de las piernas inquietas (SPI), que es un trastorno neurológico caracterizado por sensaciones desagradables (algunos pacientes las describen como dolorosas) en las piernas que obliga a la movilización de las mismas, a través de un impulso involuntario de moverse y andar cuando se está descansando. Los síntomas pueden aparecer o empeorar con el reposo o por la noche cuando el paciente está en la cama y, en un esfuerzo por aliviar estas sensaciones, tiene la necesidad de mover las piernas o levantarse y caminar (por ese motivo se les denomina “andadores nocturnos”).

Hasta un 80% de los pacientes asocian, además, movimientos involuntarios de las piernas durante el sueño y, un porcentaje más pequeño, refieren este tipo de movimientos también durante la vigilia, mientras se encuentran sentados o acostados.

Características principales:

Este síndrome se caracteriza por sensaciones como sacudidas, picores, hormigueo, calor, dolor, pinchazos, etc. En algunos casos también se describe como una sensación de desasosiego.

El diagnóstico del síndrome de las piernas inquietas deberá realizarse bajo criterio clínico, siempre que se den estas características:

  • La necesidad de realizar movimiento en las extremidades inferiores (piernas), que generalmente va acompañado de sensaciones molestas.
  • Sus síntomas se reflejan principalmente cuando el individuo se encuentra en reposo o relajado.
  • Se reducen las molestias mediante el movimiento voluntario de la zona afectada, al menos mientras dura el movimiento, como puede ser caminar.
  • Los síntomas empeoran por la tarde y noche, sobretodo cuando el individuo se encuentra en reposo.

Causa

La investigación para determinar las causas del SPI todavía no ha dado respuestas concluyentes.

Pueden tener un carácter hereditario. Actualmente los investigadores están analizando las posibles causas genéticas que es conocida como SPI primario o familiar.

En los casos en que el SPI empeora por sufrir otra enfermedad se le considera SPI secundario.

Durante el embarazo, en especial en los últimos meses, hasta el 20% de las mujeres desarrollan el Síndrome de piernas inquietas. En la mayor parte de los casos desaparece después del parto, aunque existe una relación clara entre el número de embarazos y las posibilidades de desarrollar SPI crónico.

Otras enfermedades que pueden estar vinculadas con el SPI es la anemia y el bajo nivel de hierro en la sangre, así como las enfermedades crónicas tales como la neuropatía periférica y la insuficiencia renal.

Cuando no existe un historial familiar del SPI y no hay enfermedades asociadas subyacentes que causen la afección, se denomina SPI idiopático, porque no tiene una causa conocida.

Tratamiento

En el caso de paceder estas molestias, le recomendamos que acuda a un centro especializado, para que pueda ser evaluado correctamente. El especialista determinará la intensidad de los síntomas que usted presenta, y valorará la posibilidad de un tratamiento que controle su enfermedad.

Este síndrome no es peligroso, pero puede afectar a su calidad de vida y perturbarle el sueño. Existe un tratamiento con el que puede aliviar los síntomas.

Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudarle a hacerle frente a la afección y aliviar los síntomas.

  • Dormir lo suficiente. Vaya a la cama y despiértese a la misma hora todos los días.
  • Asegúrese de que su cama y dormitorio sean cómodos.
  • Pruebe el uso de compresas calientes o frías en las piernas.
  • Ayude a relajar los músculos con estiramientos suaves, masajes y baños calientes.
  • Dedique tiempo de su día simplemente a relajarse. Pruebe con yoga, meditación u otras maneras de aliviar la tensión.
  • Evite la cafeína, el alcohol y el tabaco. Estos pueden empeorar los síntomas.

Técnica Bosch

En nuestro Centro Clínico Bosch le atenderemos y le realizaremos un diagnóstico profesional.

PÍDANOS UNA CONSULTA AQUÍ

 

Share: